Crisis de los refugiados: los sectores del transporte por carretera, ferrocarril y marítimo piden más ayuda a la UE

La Delegación de FENEBUS en Bruselas participó el pasado 3 de marzo en una conferencia organizada en el Parlamento Europeo por el grupo político ALDE (Alianza de los Demócratas y Liberales por Europa) sobre las consecuencias de la crisis de los refugiados en la red de transportes europea, analizadas desde el punto de vista del transporte por carretera, ferroviario y marítimo. En primer lugar, intervino la comisaria europea de transportes, Violeta Bulc, defendiendo el Acuerdo de Schengen, explicando las iniciativas que la Comisión está desarrollando e instando a buscar soluciones conjuntas a nivel europeo y entre países.

Posteriormente tomó la palabra Stuart Colley, de la Unión Internacional del Transporte por Carretera (IRU) para manifestar que la crisis de los refugiados influye en la seguridad y periodos de conducción y descanso de los conductores, y en los costes en general del transporte, pues se requieren conductores extras, mayor cantidad de combustible, reparaciones de daños a los vehículos etc. Para evitarlo, Colley señaló que muchos tratan de no hacer paradas, repostar, o conducir por ciertas zonas, lo que afecta a sus recorridos y a las condiciones de trabajo. También criticó que las multas y sanciones si se encuentran inmigrantes sin papeles escondidos a bordo del vehículo varían de un país a otro, pudiendo en algunos casos hasta arrestarse al conductor que no era consciente de que llevaba gente.

John Keefe habló en representación del Eurotunnel, explicando que se ha tenido que aumentar la seguridad dados los graves altercados y ataques nocturnos en los trenes, sobre todo en los accesos, donde muchas personas trataban de colarse. Libor Lochman, como representante de la industria del ferrocarril, pidió más ayuda a la UE ante una situación que repercute negativamente en los servicios. Por su parte, Patrick Verhoeven, representando al transporte, marítimo describió cómo está afectando la crisis de los refugiados a dicho sector y también pidió más ayuda de la Unión Europea.

Como representante de la Presidencia Neerlandesa del Consejo de la Unión Europea, Richard Ossendorp admitió que el sector de transporte por carretera es el más afectado por los flujos migratorios, pero se mostró contrario a reinstaurar las fronteras como posible solución. Markku Mylly, Director Ejecutivo de la Agencia Europea de Seguridad Marítima, destacó la importancia de la labor de dicha Agencia en relación al control de los movimientos migratorios. El eurodiputado Matthijs Van Miltenburg concluyó el acto rechazando la idea de reinstaurar las fronteras internas e instando a salvar Schengen para no restringir los movimientos de las personas en Europa.