La CNMC recomienda a la Administración reducir las relaciones con las asociaciones empresariales y ataca el sistema concesional del transporte regular

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha sometido a consulta pública las Conclusiones y recomendaciones preliminares de su estudio sobre los Nuevos Modelos de Prestación de Servicios y la Economía Colaborativa. El objetivo de la CNMC es recabar la máxima información ante un fenómeno que está transformando la sociedad.

Respecto al transporte regular, la CNMC ha realizado algunas recomendaciones totalmente en contra del sector como limitar la participación de las asociaciones y organizaciones representativas del sector con carácter previo a la adopción de decisiones administrativas.

La existencia de información asimétrica entre los operadores y la Administración, ya que los primeros poseen más información sobre el mercado y pueden tener incentivos a participar en el proceso aportando una información parcial o sesgada, hace que puedan favorecerse intereses distintos al interés general. Este tipo de mecanismos de consulta presentan un elevado riesgo de derivar en un sistema de autorregulación o corregulación, en la medida en que la Administración que ostenta la potestad regulatoria tenga en cuenta los intereses de estas asociaciones de forma predominante, no adoptando una regulación socialmente óptima.

Por último, el fenómeno de la economía se ha extendido también al transporte de viajeros por autobús y al transporte de viajeros interurbano. El estudio analiza la normativa existente en el mercado del transporte regular de viajeros en autobús en España, basada en un régimen concesional a través de contratos de gestión de servicios públicos que cierran la entrada al mercado de nuevos operadores.

Por ello, recomienda mayor libertad de acceso al mercado de transporte regular de viajeros en autobús. Estudio sobre los nuevos modelos de prestación de servicios y la economía colaborativa. La actividad de transporte regular interurbano de viajeros en autobús se encuentra sometida a un intenso grado de intervención pública, destacando desde la óptica de competencia y regulación económica eficiente el régimen concesional que lo regula y que determina las principales restricciones de entrada a este mercado.

Analizada la necesidad y proporcionalidad de esta regulación, se recomienda eliminar la concepción automática de toda línea de autobús como servicio público de titularidad de la Administración sujetas a un régimen concesional de monopolio temporal para su explotación. Este tipo de contratos de gestión de servicios públicos deberían ser de carácter excepcional y limitados a la existencia de fallos de mercado que impidan la prestación del servicio en condiciones de competencia. La opción general y más alineada con el interés general debería ser la prestación del servicio de transporte de viajeros en competencia, con la mera exigencia de una autorización o declaración responsable.

En el caso de que la existencia contratos de gestión de servicios públicos sean adecuados para una determinada ruta, se recomienda la reducción de los plazos de duración de estos contratos, así como su modulación en función de la amortización de las inversiones necesarias para desarrollar la actividad. La duración del contrato deberá, además, asegurar la presión competitiva durante todo el período del mismo.

Eliminar el derecho de preferencia del artículo 74.3 3 de la LOTT, el cual constituye una barrera de entrada al mercado injustificable, limitando la capacidad de nuevos operadores para entrar en el mercado e introducir una mayor presión competitiva.

La elaboración del estudio comenzó con una primera consulta pública realizada entre noviembre de 2014 y enero de 2015. En ella se preguntó sobre los principios que deben regir la regulación, los efectos sobre el mercado de los nuevos modelos de prestación de servicios y la economía colaborativa, y la necesidad y proporcionalidad de la regulación conforme a estas nuevas circunstancias del mercado, centrándose de manera más concreta en los sectores de transporte de pasajeros y de alojamiento turístico. Esta consulta recibió un total de 261 respuestas de particulares, Administraciones públicas, empresas y asociaciones, que fueron publicadas por la CNMC en su página web.

Para alcanzar las Conclusiones preliminares, la CNMC ha analizado las contribuciones recibidas en dicha consulta pública. También se han mantenido diversas entrevistas con algunos de los principales agentes de los sectores de alojamiento turístico y transporte discrecional de viajeros, sectores en los que se está produciendo una mayor y más rápida penetración de nuevos modelos de prestación de servicios.

El análisis de la CNMC identifica preliminarmente la existencia de numerosas ventajas derivadas del desarrollo de los nuevos modelos. Entre otros, mayor oferta y diferenciación de la oferta, precios más eficientes, calidad, fomento de la innovación. Sin embargo, detecta la existencia de una serie de restricciones innecesarias o desproporcionadas en la normativa horizontal y sectorial y, en particular, en los sectores de transporte y alojamiento, que impiden a los usuarios beneficiarse de forma plena de los potenciales beneficios que se derivan del desarrollo de estas nuevas estructuras productivas.

Esta fase de la elaboración del estudio se prolongará hasta el 15 de abril. Hasta ese momento podrán hacerse llegar a la CNMC los comentarios sobre las Conclusiones y recomendaciones preliminares. Estas opiniones serán publicadas y tenidas en cuenta en una versión final que será elevada al Consejo de la CNMC para su aprobación.