“Bruselas” sigue lidiando con el salario mínimo alemán, pero sin desvelar mucha información

Los eurodiputados Seán Kelly, Angel Dzhambazki y Zigmantas Balcytis se han dirigido por separado a la Comisión Europea para preguntarle por la normativa sobre el salario mínimo en Alemania y su impacto en transportistas. Dzhambazki y Balcytis querían saber por el estado de la investigación en curso que la Comisión abrió al respecto. Kelly se quejaba porque el cumplimiento de la norma ha impuesto una serie de obligaciones que suponen gran carga administrativa a las empresas, por lo que ha preguntado si la Comisión considera que ello pudiera afectar negativamente al libre comercio y le instaba a posicionarse sobre mejores medidas que Alemania pudiera llevar a cabo en su lugar para no perjudicar a los transportistas.

La comisaria Bulc ha respondido a Dzhambazki remitiéndole a una respuesta oficial dada previamente en la que la Comisión se excusaba debido al momento y estado actual del procedimiento, no pudiendo prejuzgar medidas concretas que pudieran proponerse en el futuro. A Balcytis le ha respondido disculpándose igualmente ya que aún se está evaluando la respuesta que le dieron las autoridades alemanas tras requerirles información mediante carta de emplazamiento el pasado 20 de mayo de 2015.

Bulc le ha asegurado a Balcytis que la Comisión se posicionará cuando haya realizado un análisis más exhaustivo sobre el asunto y será entonces cuando estará en condiciones para saber qué actuaciones serán las más apropiadas a llevar a cabo. A Kelly, Bulc le ha aclarado que los requisitos administrativos necesarios para cumplir con las obligaciones de la normativa son parte del procedimiento abierto contra Alemania, donde la Comisión mantiene conversaciones con las autoridades del país.